Las ventas de automóviles se desploman un 31% en agosto y culminan un año de caída | Caudal



Coches aparcados en un concesionario de Volkswagen de Madrid. En vídeo, declaraciones de la portavoz de Anfac.

El sector del automóvil sufre su peor momento por la incertidumbre sobre la norma de emisiones contaminantes. Los datos de matriculaciones difundidos este lunes por los fabricantes, los concesionarios y los vendedores muestran que, en agosto, se matricularon en España 74.490 coches, un desplome del 30,8% con respecto al mismo mes del año pasado. La explicación está en la comparación con el inusual crecimiento registrado en agosto de 2018, cuando los concesionarios impulsaron la cesión de su estoc en presencia de la entrada de las restricciones. Desde entonces, las ventas no han dejado de caer, y acumulan un descenso del 9,2% desde enero.

El mes de agosto ha sido especialmente imagen para las ventas en el sector de la automovilismo, pero los datos no hacen más que culminar un proceso de descenso en las matriculaciones que empezó calibrado hace un año. La razón: la entrada en vigor, en septiembre de 2018, de la norma sobre emisiones contaminantes conocida por su siglas, WLTP. Las restricciones a los coches más contaminantes llevaron a los concesionarios a tener que administrar muchos de los vehículos no homologados que tenían en estoc para venderlos como seminuevos o kilómetro cero. Para atraer a los clientes y deshacerse de las existencias, los concesionarios rebajaron los precios y mejoraron las ofertas. El resultado fue un inusual incremento de las ventas en el mes de agosto del año pasado, con una subida del 50% que se sumaba a la del 19,3% del mes de julio.

Tras dispararse las ventas en el frenesí veraniego por la inminente entrada en vigor de la norma europea, empezó la caída de matriculaciones, con un primer descenso en septiembre de 2018 del 17%. La comparación con ese mes de agosto hace que las matriculaciones que dio a conocer ayer la patronal Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) muestre, con 74.490 turismos y todoterrenos matriculados, el desplome del 30,8%.

En todo caso, asimismo se puede inferir que los temores a una desaceleración económica general y en España retraen a los compradores de realizar una inversión cuantiosa como es la importación de un coche. De hecho, la caída de matriculaciones de agosto es la cuarta consecutiva del mercado automovilístico castellano tras el repunte de abril, cuando se vio impulsado, principalmente, por el canal de alquiladores. Así, en lo que va de año, las ventas de automóviles en el división doméstico acumulan una declive del 9,2% respecto al mismo periodo de 2018, con 883.649 unidades comercializadas.

Todos los canales sufrieron importantes caídas respecto a las cifras del año pasado. Las ventas a particulares cayeron un 27,5%, hasta 41.657 unidades. En lo que va de año, se han vendido 395.055 coches a particulares, frente a los 461.136 del año pasado, un 14,3% menos. Las empresas en genérico compraron 28.672 coches un 34,4% menos que hace un año y acumulan un descenso en los ocho primeros meses del año del 5,1%. Finalmente, las empresas alquiladoras adquirieron 4.161 vehículos, un 36% menos, con lo que acumulan 204.358 unidades, un 4% menos.

Por su parte, las matriculaciones de vehículos comerciales ligeros se situaron en 15.394 unidades en el octavo mes del año, sin variación en comparación a agosto de 2018, y en 151.139 unidades en lo que va de curso, lo que supone un incremento del 2,4%.

Las entregas de camiones y autobuses cayeron un 25,9% en agosto en comparación con el mismo mes de 2018, con 1.285 unidades matriculadas, mientras que en el acumulado del año descendieron un 0,7%, con 17.817 unidades comercializadas.

La prueba de emisiones en conducción auténtico entra en vigor

La prueba de emisiones en conducción auténtico (RDE, por sus siglas en inglés) se aplicará de modo obligatoria, a partir del 1 de septiembre, para la homologación de turismos y furgonetas pequeñas, complementando al Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros (WLTP, por sus siglas en inglés).

El RDE mide las emisiones contaminantes como los óxidos de ázoe (NOx) y las partículas que emiten los automóviles mientras circulan por la carretera, por lo que no reemplaza a la prueba de laboratorio WLTP. De este modo, la prueba RDE supone que un automóvil monitorizado con un aprovisionamiento de medición específico recorre, durante un tiempo determinado, una serie de vías públicas que cumplen unos requisitos (vías urbanas, interurbanas o autopistas) y en una amplia gradación de condiciones (altitudes, cuestas, temperatura esfera, tráfico, carga del transporte, etc).

El equipo específico instalado en el transporte recopila datos para efectuar que no se excedan los límites legislativos para contaminantes como el NOx. Para aventajar los criterios del RDE, en términos de medición de emisiones de NOx, casi todos los vehículos diésel deben estar equipados con sistemas de reducción catalítica selectiva (SCR) o Lean-NOx, entre otros, mientras que los modelos de gasolina de inyección directa pueden requerir filtros de partículas, lo que implica costes adicionales para los fabricantes y es posible que los coches más pequeños no puedan perseverar sus precios actuales con dichas instalaciones.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *