Apple Card tiene competencia: estas son las tarjetas descuento más atractivas en España | Heredad


Apple quería dar este lunes un coscorrón en la mesa como cuando presentó su primer iPhone y revolucionar el mundo audiovisual en streaming, hasta ahora dominado por Netflix. Sin secuestro, Tim Cook, el maestro delegado de la firma de Cupertino, dio pocos detalles de este nuevo servicio, que llegará en otoño, y ni siquiera mencionó su precio. Todo esto hizo que Apple TV+ (como se llamará la plataforma) quedara empañada por la entrada de la empresa de la manzana en el mundo de las tarjetas de crédito. 

La compañía fundada por Steve Jobs dio a conocer su Apple Card, una plástico de crédito integrada en el iPhone y que promete reintegros de entre el 1% y el 3% de las compras realizadas, sin un remate diario. El producto, asociado a Goldman Sachs y que utiliza la plataforma de Mastercard, llegará a Estados Unidos en verano y su entrada en Europa (Reino Unido, por el momento) no se demora hasta finales de año. Sin secuestro, lo que más gustó a la audiencia congregada en el Steve Jobs Theater fue que la plástico sería totalmente gratuita y no tendría ninguna cuota anual. Pero Apple se dejó algún as en la manga. Aunque las condiciones no aparecen por ahora en la web española de la compañía (se desconoce cuándo empezará a funcionar en nuestro país), la página chaqueta detalla los pros y contras de Apple Card. 

Por un banda, los clientes que la utilicen recibirán un reembolso directo del 2% de cualquier adquisición que realicen y del 3% si se proxenetismo de adquisiciones de productos o servicios de Apple. Adicionalmente, para las tiendas que no acepten el servicio de Apple Pay y por consiguiente, la Apple Card, la compañía lanceta una plástico física de titanio (sin números, término de caducidad o firma) que devolverá un 1% de las compras. No obstante, el detalle que la compañía olvidó mencionar es que las remuneraciones diarias sí tiene un remate, establecido por el crédito mayor otorgado a cada cliente, en función de su perfil.

Jennifer Bailey, vicepresidenta de Apple Pay durante la presentación de la Apple Card.
Jennifer Bailey, vicepresidenta de Apple Pay durante la presentación de la Apple Card.

Adicionalmente, aunque los directivos de Apple afirmaron que la plástico carecería de cualquier tipo de tasa, lo cierto es que la firma sí cobrará intereses. Según la información publicada en su web estadounidense, si las compras se aplazan, los intereses oscilarán entre el 13,24% y el 24,24%. Unas cifras que podrían variar de aquí a que se caso el producto. Adicionalmente, si el adjudicatario se retrasa en sus pagos o no los realiza, los intereses podrán ser más elevados. 

La compañía de Cupertino además deja abierta la opción de acotar el acercamiento a la plástico. Su concesión está sujeta a la aprobación del parcialidad, que además fijará un mayor a financiar según el cliente.

Con todos estos datos, el futuro desembarco de  Apple Card en España implicaría la aparición de un producto proporcionado diferente a la proposición ya existente, a excepción de los intereses del cuota aplazado, que además rondan el 20% en nuestro país. Los productos que ofrecen la devolución de un porcentaje de las compras solo permiten utilizar este moneda reembolsado en los establecimientos responsables de dicha plástico. Es el caso de la Carrefour Pass, entre las más rentables del mercado, pues devuelve un porcentaje de distintas operaciones: un 1% en compras en tiendas Carrefour, un 4% de los repostajes en las estaciones Cepsa o hasta un 5% en la disposición de Orange. Todo este moneda es acumulado y se transforma en un cheque trimestral que se puede usar en las superficies Carrefour

La plástico Bankintercard Platinum amplía aún más el número de superficies en el que las compras son remuneradas, aunque limita las devoluciones a que el cuota sea aplazado. Esta plástico reintegra el 1% por compras en cualquier establecimiento y el 7% por operaciones en Alcampo, Carrefour, El Corte Inglés, Hipercor, Decathlon y Makro. 

Mucho más circunscrito es el servicio de la Club Vips BBVA (que devuelve un 1% del valía de abonado en establecimientos de la sujeción Vips en forma de puntos para abonar nuevas comidas en estos restaurantes); o la Decathlon Alsolia, que devuelve un 3% de las compras realizadas en esta superficie y un 1% del resto. El moneda resultante se transforma en puntos Decathlon (6 euros = 400 puntos) a canjear en esta gran superficie. 



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *