El mes más convulso del hombre más rico: Bezos se revuelve contra un chantaje | Compañías



A Jeff Bezos le han tocado las coraje. El fundador de Amazon y hombre más rico del mundo (con una fortuna estimada de más de 100.000 millones de euros) ha denunciado esta semana acaecer sido sometido a un chantaje por parte del informe sensacionalista National Enquirer. Esta publicación, cercana al presidente estadounidense Donald Trump, habría amenazado con anunciar unas fotos personales del magnate trivial de ropa.

Bezos ha optado por no ceder frente a la perturbación. En un post publicado el jueves en la web Medium, el patrón revela que los periodistas del National Enquirer le advirtieron que tenían unas fotografías comprometedoras. Un mes ayer, el magnate había anunciado a través de su cuenta de Twitter que estaba en trámites de divorciarse de Mackenzie, su esposa en los últimos 25 abriles. Precisamente fue el tabloide National Enquirer el primero en anunciar que Bezos mantenía una relación con la presentadora de televisión Lauren Sanchez

Frente a la amenaza de anunciar esas imágenes personales, Bezos ha pasado al ataque. En el post, dirigido a David Pecker (editor de National Enquirer), se le acusa de acaecer utilizado sus medios de comunicación para impulsar la campaña presidencial de Trump. En concreto, con la importación de exclusivas que perjudicaban a Trump, para guardarlas en un cajón y evitar su publicación por otros medios. Igualmente asegura Bezos que Pecker está siendo investigado por su relación con el Gobierno de Arabia Saudí.

Para entender este cruce de acusaciones hay que tener en cuenta que Bezos es el propietario del informe Washington Post (uno de los más influyentes y respetados de Estados Unidos). Este diario estaba investigando las acciones de Pecker para beneficiar a Trump. Para que esa investigación no saliera a la luz, Pecker habría chantajeado a Bezos con anunciar las mencionadas fotos comprometedoras. Le habría propuesto no publicarlas siempre que Bezos reconociera que el National Enquirer no actuaba por motivos partidistas.

Jeff Bezos ha llegado a contratar a un detective privado para investigar cómo se enteró el National Enquirer de su relación con Lauren Sánchez, y cómo habrían llegado esas fotos a su poder. En su alegato contra Pecker, el magnate asegura que hay muchas personas cercanas a Trump que están molestas por las investigaciones del Washington Post sobre la relación de Pecker con el régimen saudí.

A todo este escándalo se añadió el viernes un problema adicional para Bezos. El Washigton Post (que siempre ha hecho vestimenta de su independencia respecto a su propietario) publicó que Amazon estaba replanteándose su plan de inaugurar una sede en Nueva York, que llevaba consigo la creación de 25.000 empleos, adecuado a la competición de los políticos locales. 

Según las fuentes citadas por el medio estadounidense, los directivos de Amazon han mantenido varias conversaciones para reevaluar la situación en Nueva York y explorar otras alternativas. «La cuestión es si merece la pena si los políticos de Nueva York no quieren el plan, teniendo en cuenta lo acogedores que han sido en Virginia y Nashville», explica una de estas fuentes.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *